CONSULTA PÚBLICA PREVIA

Iniciativa normativa para ampliar las especies susceptibles de aprovechamiento cinegético en Canarias, declarando como especies de caza mayor a los animales de producción asilvestrados

Fecha de inicio: 13/04/2017

Fecha de fin: 27/04/2017

JUSTIVICACIÓN DE LA INICIATIVA

 

En los últimos años, se viene registrando un importante incremento del número de animales de producción asilvestrados en Canarias, como cabras y ovejas. Este hecho está suponiendo un problema de primer orden, tanto desde el punto de vista medioambiental, como desde la perspectiva de los daños y perjuicios que este fenómeno está originando en la economía de agricultores y ganaderos, así como en los valores patrimoniales y etnográficos característicos de las islas e, incluso, la seguridad de las personas.

de la iniciativa

DOCUMENTACIÓN

con tu opinión

PARTICIPA

A falta de un censo oficial, casi imposible de elaborar, lo cierto es que existen miles de cabras y ovejas asilvestradas que se pasean a sus anchas por todos los rincones del archipiélago y en todos los hábitats, casi sin excepción, debido en parte a su buena adaptación a la vida silvestre. Este hecho, sumado a que son capaces de multiplicar su número constantemente, está generando un crecimiento exponencial de las poblaciones que, hasta el momento, ha sido imposible de controlar pese a los esfuerzos y acciones desarrolladas durante años por las Administraciones Públicas.

Ni los vallados, ni las apañadas para su captura y reubicación realizadas por los Cabildos Insulares, ni la utilización de trampas y comederos artificiales para su captura, ni las actuaciones de control de herbívoros introducidos desarrolladas por los órganos gestores de los espacios naturales protegidos o de los parques nacionales afectados, han dado resultados satisfactorios hasta la fecha.

Por ello, se requiere la adopción de medidas más drásticas tendentes a la erradicación en masa de los ejemplares asilvestrados, mediante el empleo de técnicas y prácticas de índole cinegético, que es el método más utilizado y eficaz en la lucha contra estas especies en islas de todo el mundo. Además, estas prácticas resultan especialmente útiles en zonas en las que no se pueden capturar los animales vivos por el difícil acceso a riscos y acantilados, poniéndose con ello incluso en riesgo la vida de las personas que lo puedan realizar.

El objetivo de la norma, por tanto, no es otro que poder considerar a los animales de producción asilvestrados como especie cinegética de caza mayor, a fin de utilizar la caza, en combinación con otros métodos, como la técnica más adecuada para el control, gestión y erradicación de estas especies en el medio natural.

La no regulación de esta materia se vislumbra como una alternativa totalmente desaconsejada, dado que continuarían persistiendo e incrementándose si cabe los graves problemas actuales para la biodiversidad, más aún en enclaves como son los espacios naturales protegidos y las áreas naturales de la Red Natura 2000, cuyos ecosistemas son especialmente valiosos y frágiles a la vez, así como para la ganadería, la agricultura, los valores patrimoniales o etnográficos y la seguridad e integridad física de las personas.